Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘MICRORELATOS’ Category

La mañana salió soleada como se esperaba y los siete excursionistas acudieron al punto de encuentro – con el particular desfase de tiempo propio del territorio – a la hora indicada.

 

DSC03855

Don Manolo, hombre tan ecléctico como polifacético. Capaz de crear una obra de arte para admirar por tiempo indefinido. Como maestro experto en fogones, cocinando guisos de nivel que van más allá de cualquier estrella.

El doctor Rafael, sensato y de palabras justas, precisas y generosas. En ocasiones, y sólo cuando la ocasión invita, las convierte en tan irónicas como jocosas. Y su santa esposa, la señora Beni, que perfectamente podría pasar por señorita de no atender a su formalidad matrimonial, mujer alegre, despierta y perspicaz tan divina como real.

Los tres llegados del sur de Boltaña forman, sin duda, un triunvirato capaz de llegar a lo más alto, que jamás se rinde ante los dificultosos retos que propone el camino.

Don Carlos, hombre multicultural y políglota afincado al norte de Boltaña más allá de los Pirineos. Concretamente en la ciudad de la luz donde, gracias a su constante esfuerzo, goza de gran respeto y consideración entre las clases más significativas no sólo de París, sino también  de las principales capitales europeas. Le acompañaban sus dos retoños, los infantes Yunes e Ismael. Que por encontrarse en esa época de la vida que una vez pasada nadie recuerda, utilizaron los silencios para expresar su enfado con el mundo.

Por último el guía, nativo boltañés como Don Carlos. Híbrido entre casa Gorré y casa Simón, cuya falta de pelo disimulaba con un pañuelo de color azul dispuesto de tal manera que no se podía definir si venía de regar las cebollas o de abordar un barco proveniente de las Américas.

Por el camino del espaldador se plantaron de lleno en el Barranco de Cañimás. Muchas piedras sueltas que recomendaban caminar con tiento mientras el sol ya se hacía notar.

Por todos es conocido que en las aguas de este barranco las brujas acudían antes y después de celebrar los aquelarres en el castillo a limpiar sus sombras y lavar sus entrepiernas. Por lo que el líquido elemento que corre por su curso está encantado resultando su transparencia y temperatura tan seductora como maléfica. De este modo, el abuso en su consumo puede producir alucinaciones, desorientación, e incluso alteraciones y desordenes en el organismo.

 

DSC03979

El calor apretaba y el guía aprovechaba para calmar la sed en cada una de las vueltas del barranco. El error en la senda elegida fue la primera señal que el encantamiento comenzaba sus efectos.

 

DSC03974

Una vez reconducido el camino, los siete expedicionarios mantenían buen ritmo por la senda cuya sombra hacía el esfuerzo mucho más llevadero. Sabían que el destino estaba próximo y el almuerzo esperaba.

 

DSC03973

Durante una parada para admirar el paisaje, el Doctor Rafael observó en un lado del cuello del guía un volumen que no correspondía a la simetría bilateral, aconsejando la visita a un especialista en la materia. Sin dar mayor importancia,  la excursión prosiguió hasta llegar a San Fertús, aldea a la que no llegan los turistas. El guía, por entonces, ya sabía que su cuerpo se encontraba hechizado y que aquel volumen respondía al nombre del Nudo de San Fertuoso.

 

DSC03964

Visitado el pueblo, y una vez recobradas las fuerzas, emprendieron la vuelta esta vez sin riesgo a desencaminarse. Decidieron volver por el dique, pero el espeso bosque de juncos en el que se ha convertido el camino junto con la cantidad de barro hizo desistir en el intento.

 

IMG-20170818-WA0002

Ya en Boltaña la visita a la Gorga, de obligado cumplimiento en fechas estivales, puso el punto final a la excursión a San Fertús.

 

WP_20141230_13_22_48_Pro

Pasaron los meses, incluso llegó el nuevo año. Y con éste la buena noticia de que los doctores dieron al traste con los maleficios que embrujaron al guía devolviendo a éste su aspecto habitual.

Don Manolo, en conversación privada, reconoció que él también bebió durante la excursión de las aguas del Barranco de Cañimás. Desde entonces, sus ingles se habían transformado en un homenaje a la perfecta depilación, convirtiéndose en la envidia de hombres y mujeres de su ciudad, Córdoba.

Del resto se desconoce si bebieron. Pero a estas alturas del cuento nadie puede quedarse con la duda. Si ustedes los ven, no duden en preguntarles.

Cuento contau. Da ventana a o tejau

Anuncios

Read Full Post »

 

thERGBBMPL

Cuenta la leyenda que durante muchos siglos no hubo ser vivo de dos o más patas capaz de cruzar las aguas del río Ara. Misteriosamente todo animal que se acercaba a la orilla desaparecía como por arte de encantamiento sin que jamás se volviera a encontrar rastro de él. Muchos fueron también los humanos que en su propósito de no abandonar a los animales ante el riesgo que suponían acercarse a la orilla, desaparecieron sin dejar huella.

Alarmados por las desapariciones y viendo que plegarias y ofrendas en formato procesión a las ermitas de Andrés, Pablo, Lucía, Bárbara y Sebastián no terminaban con las desgracias, recurrieron a métodos arcanos propios de infieles, obteniendo para su desgracia el mismo resultado. Finalmente abatidos por la desesperación, los habitantes de Boltaña reunidos en Consejo Soberano, decidieron recurrir a los servicios del que por entonces era el mayor experto en ahuyentar y expulsar tanto a malos espíritus como a poderosos monstruos.

El citado Consejo Soberano de la villa, que por aquel entonces ya estaba formado por el mismo número de mujeres que de hombres, decidió además tomar la decisión que ningún animal que fuera de propiedad de un habitante de Boltaña podía acercarse a menos de media legua al río. Y para no trastornar en exceso las rutinas de los habitantes construyeron un abrevadero al inicio de la subida al pueblo, además de acondicionar varias badinas en el barranco de Cañimás donde las bestias también podrían calmar su sed.

Las primeras nieves de la temporada ya cubrían los tejados de las casas cuando una noche heladora de invierno Alyunar Bessahn, Maestro ahuyentador de bestias y malos espíritus, llegó a Boltaña. Nadie había en las calles, ni nadie lo esperaba porque desde hacía tiempo se perdió la ilusión y la esperanza de su llegada.

Recorrió la calle San Pablo, también la calle Mayor sin que ninguna puerta se abriera a sus llamadas. No fue hasta la calle Alta, en Casa Gorré según cuenta la leyenda, donde finalmente compartió plato, vino, chimenea y cadiera. Allí se alojó durante su estancia, aunque para recrearse con los servicios de puchero fue casa Cambreta la elegida.

Recorrió y observó con detalle todos los espacios en los que se habían producido las desapariciones. Pasados muchos días dedicados a la búsqueda de pruebas y su intenso estudio, llegó a la particular y certera conclusión que el causante de las desapariciones no era otro que un misterioso monstruo acuático de origen desconocido y características terribles, pues era feroz como un león, astuto como un lobo y rápido en sus movimientos como una serpiente acorralada.

Conocido el problema, el siguiente paso consistía en capturar a la bestia. La estrategia se basaba en la colocación de cebos vivos con los que tentar al monstruo, ninguno humano hay que decir. Pero todo aquel esfuerzo y sacrificio animal resultó en vano. Jamás nadie vio nada. Los animales desaparecían en menos de un parpadeo ante la mirada de hombres y mujeres que no daban crédito a la realidad.

Finalmente Alyunar Bessahn, Maestro ahuyentador de bestias y malos espíritus, encontró la solución. Para ello necesitaba la ayuda de dioses, espíritus y que las fuerzas de la naturaleza se aliaran con el bien.

Las propias aguas serían las que ayudarían a expulsar al monstruo del río.

Invocada la lluvia y el viento, se produjo una riada de tan enormes dimensiones que por un momento el río Ara quedó sin orillas. El encantamiento mágico consistía en que una vez el agua llegara a su punto más alto, se evaporaría sin que diera tiempo al monstruo a volver al curso habitual del río.

Y así fue, el monstruo quedó varado a la altura de los olivares de Casa Simón en la Cuasta. Y aunque fueron muy pocos los que lo vieron, contaron que se trataban de un animal tan grande que ni cinco bueyes juntos podrían hacerle sombra. No dio tiempo a mostrarlo en la plaza del pueblo pues las aves de rapiña y demás animales carroñeros dieron buena cuenta de él impidiendo que cualquiera, que no fuera animal salvaje, se acercara al cuerpo. Dicen que una vez despedazado cada una de las partes fueron repartidas por los rincones más inhóspitos y desconocidos del Pirineo no fuera que lo imposible pudiera repetirse, por capricho del maléfico. Además esta maniobra daría a conocer al resto de animales que las aguas del río Ara, por fin, volvían a ser seguras.

Alyunar Bessahn, Maestro Ahuyentador de bestias y malos espíritus, desapareció justo antes de que comenzara la riada. Según cuenta la leyenda jamás nadie lo volvió a ver en Boltaña, aunque todos coinciden que Alyunar Bessahn continúa a día de hoy oculto con el único propósito de resguardar las aguas del río Ara de la llegada de otro monstruo.

Read Full Post »

descarga

Cansado de repetirse cada año la misma historia, el Dragón envió a primera hora de la mañana un güasap a Jorge solicitando si podían verse antes de que comenzara la representación de la leyenda.

Jorge, que desde el primer momento estuvo conforme, puso la condición de que un tercero ejerciera de moderador durante la conversación.  

images

El acuerdo entre candidatos fue rapidísimo. El Elegido fue el famoso hidalgo Don Quijote de la Mancha.

descarga (1)

El pueblo, aunque conocedor del final, se encontraba impacientado, pues ya caía el sol y no había noticia de los dos contrincantes.

descarga (1)

De pronto aparecieron los dos protagonistas en escena, escoltados por Don Quijote, abatidos por la impotencia y el desconsuelo. A lo lejos, allá por donde el río se esconde, se dibujaba la imagen de la Princesa y Sancho Panza a lomos de Rocinante partiendo hacia un lugar mucho más real.

images (1)

 

Read Full Post »

COSAS DE PALMERAS

Ella inició una nueva vida.

Él se inventó el resto de la suya.

Ella, en su jardín, plantó una palmera a la que cuidó con todo su cariño.

Él se preocupó de que no faltaran lágrimas con que regarla, pues fue para lo único que le quedaron fuerzas.

Las lágrimas que derramaba la noche anterior, al menos, sirvieron para algo más que el puro desahogo.

Pasaron los años y palmera creció fuerte y recia.

En el rostro de ella aparecieron arrugas.

Él se hizo mayor.

Y hoy, en ese jardín, descuidado y aburrido hay una palmera alta y recta, que todo el mundo mira y admira,

Fueron capaces de conservar vivo su monumento de amor, e incapaces de mantener vivos los sueños de los que tanto habían hablado.

Será que la vida no los quería ver juntos, o que ellos no supieron aprovecharse de la vida.

Tan solo una palabra, una sonrisa, o incluso una lágrima cuando más se necesita, hubieran sido suficientes para que hoy, la alta y recta palmera no estuviera sola en ese jardín descuidado y aburrido.

Read Full Post »

Breves

Mala sombra

Le preguntó a su sombra porque lo seguía. Ella se sintió despreciada y aprovechando un despiste del sol le abandonó para siempre.

 

Monarquía obsoleta

Se despertó el monarca con la reina acurrucada a su lado. Malditos recortes.

 

Olé

Se miraron cara a cara. Él gesticuló con la cabeza, el otro humilló. Segundos más tarde, tras el aliento contenido de los presentes, la angustiada tonadillera respondió a los engaños del maestro con un ensayado desmayo.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: